jueves, 14 de abril de 2016

Diario de LuzMa (14 de abril 2016)



Usted camine simplemente -luego de, antes de, en medio de, mirando, alucinando, viendo, caminé dije con un canto casi Gregoriano pero hablando del volumen, Oh, no escucho bien el canto aquel —me corto las venas-. Pero volver al Parque de Barranco no era necesario o sí?, y eso lo sabe el canto, seguro que por eso “aquí nadie ha de morir”, imagínate con este calor. ¿Qué sabes tú, mujer lo que dice el Parque?
El Parque está vacío pero lleno.
Tiene luz por todas partes y encima están regando y una tiene que saltar por el agua de las mangueras, en el piso, ando en zandalias, por eso, y por otras cosas, hay que tener cuidado no vaya a ser que me caiga, le pedí al muchacho de la escoba (del agua) que me ayudara sacando el agua de mi camino, fue algo raro, claro,,, de pronto me sentí… sin palabras… y él lo hizo, sí, me abrió el camino, tantos charcos –(díos mío me hundo)- para poder pasar aquel estadio y seguir, y sin resbalar y continuar ¿Usted, me puede ayudar a pasar? la escoba, el agua, el señor. Pasé y pisé. No era fácil pasar ese río. De la pista. Dejar a Javier no ha sido fácil.


(Diario de Luzma)


Barranco,14 de Abril, 201