jueves, 11 de febrero de 2010

MaDaMe RoSá

“Admirable
aquél que ante el relámpago
no dice: la vida huye…”
              Basho


No la habría reconocido de no ser por su cojera, que ella defendía con una falda larga y porque se le notaba alguna fibra del sillón de terciopelo donde de día se esconde. Madame Rosá conocida por un pintor o dos, que en noches de algarabía solían confesar que su único y verdadero amor era esa mujer coja que no sacaban a la calle por lo extraño de su andar, adorándola, por ser la única con la cual podían hacer el amor perpendicularmente.     Terminadas las crisis y la post-guerra, con relativos humos en las calles, un cuerpo generoso camina amiga de los gatos y de la herrumbre francesa, de tanto en tanto su silueta la abandona y se transforma en ágil y celestial ascendencia de escaleras sin pies, sin zapatos; caracol hacia la música de tuertos que esa noche han extasiado su alma.      Madame Rosá comienza el baile a oscuras, hace el contoneo a oscuras, toda sinfonía o arpegio se viste de negro, relucen sus ojos verdes, y el azul terciopelo de botones dorados la toma por su esposa.
.
.
Del libro de poesía “Señales que se eligen” que publiqué en 1988
.
.











.
Fotografía de LMa Sarria

1 comentario: